Inicio

LA IGLESIA DE CRISTO  MISIONERA DE LOS NOVAS, les agradece la visita a este nuevo blog  informativo sobre nuestras actividades del ambito Cristiano de San Cristóbal.

Les recordamos que nuestra Iglesia esta ubicada en los Novas, Calle Proyecto Salcedo # 76, Frente a la cancha de los novas Visitanos

Segunda Edición Boletin “VOCERO MISIONERO”

Vocero MisioneroYa está disponible la segunda edición del boletin informativo Vocero Misionero, organo oficial de las Iglesias de Cristo Misionera en Rep. Dominicana, aqui podras encontrar informaciones como el aniversario de la ICM Central, Notas de Salud, Conociendo nuestras Iglesias, Notas de la Biblia etc. busque la edicion electronica en estae site:

Viaje con Esc. Biblica 2010:

El domingo 4 de julio disfrutamos de un dia muy agotador pero divertido en especial para los mas chiquitos, estuvuvimos haciendo un tour interno, desde montarnos en el Metro, luego visitamos el parque Tematico, el Jardin Botanico fue el lugar donde mas tiempo pasamos, ya que alli almorzamos y todos estuvimos disfrutando del acalorado dia, tambien tuvimos la oportunidad de conocer a la payasita Agapita desde Puerto Rico, quien mas…

Que no se  apague la Llama del amor:

Como todos los meses las parejas de nuestra Iglesia  se reunen para compartir consejeria, charlas y al mismo tiempo una cena. Anoche el techo de la iglesia fue el escenario para celebrarla, no todas asistieron debido al clima, perola lluvia no impidio que entre charlas , dinamicas y una rica .. mas informacion aquí.

PRIMER BAUTISMO DEL 2010

El pasado Domingo 10 de Mayo fueron llevado  a las aguas bautismales 7 hermanos en su mayoria jóvenes, esa noche la iglesia recibió 8 nuevos miembros  para mas informacion aquí..

Nuestra Iglesia está ubicada en el Sector de los Novas, Calle Prol. Salcedo # 54:

Ubicacion ICM Los Novas

HORARIO DE SERVICIOS (CULTOS)

DOMINGO : Servicios Evangelistico

LUNES :  Servicios de Oración

MARTES : Estudios   Biblícos (Educ. Cristiana)

JUEVES : Servicio de Damas y Caballeros

SABADO : Servicio de Jóvenes

PENSANDO EN VOZ ALTA:

Hay momentos en la vida en las que algunas personas acuden a la violencia secular, pero la Biblia menciona otro tipo de violencia cuando dice en una de sus versiones que solo los violentos arrebataran el Reino de Dios  (Mt. 11:12), y el mismo Jesus expresó en la antesala del verso que el mismo Reino de Dios sufre violencia y solo esos que puedan ser violentos espirituales lo arrebataran, compara esta agresividad solo para salvarnos y es que si nuestro ojo es ocasion de caer entonces debo ser violento y sacarlo o si mi brazo no me deja entrar al reino entonces debo sacarlo. En otras palabras lo que está mal en mi vida espiritual que impida mi crecimineto y ascenso al cielo debo evitarlo, debo cortar con el pecado.

En la misma vida tenemos años con cosas que nos pudieran hacer daño e impedir que entremos al cielo, es ahi donde debemos decir, basta ya con este mal que me ascedia, basta ya con lo que me hace la vida dificil, la salvacion y el reino solo los arrebataran los violentos.

Dios te Bendiga..

**********************************************************************************
REFLEXION DE HOY:

Por Favor… Papito No Hagas Eso De Nuevo.

Renuevodeplenitud: Cuando mi hijo tenía solo tres años, él y sus hermanas jugaban correteándose por toda la casa con grandes carcajadas haciendo erupción cada tantos minutos cuando alguno de ellos se acercaba a tocar a sus hermanos.

Las risitas fueron interrumpidas de repente por un estrépito seguido de un llanto de dolor por una herida ensangrentada.  Me puse de pie y corrí hacia la sala donde el aparente accidente había tenido lugar.  Mi hijo había tomado la esquina del cuarto demasiado rápido y había caído de cabeza sobre la esquina de una mesa.  Rápidamente le recogí del piso donde yacía y le abracé tanto para consolarle como para examinar la herida…chorros de sangre brotaban de su frente.

Para cuando llegamos al cuarto de urgencia, sus lágrimas habían amainado un poco pero yo anticipaba nervioso el pequeño trauma que nos esperaba.  Tras examinar la frente de mi hijo, el médico confirmó que necesitaría coser la herida para que pudiese sanar adecuadamente.

La buena noticia era que sólo requeriría un punto.  La mala era que el médico planeaba cocerlo sin anestesia.  “Podemos puyarlo una vez o hacerlo dos veces”, me informó el médico.

Se me dijo entonces que inyectarle la anestesia local sería tan doloroso y traumático como coserle un solo punto.  La puyada de la inyección sería seguida por una segunda puyada para coser la herida.  De mala gana estuve de acuerdo con el médico y opté por la puyada única. 

Animé a mi hijo diciéndole que estaba siendo un “niño valiente” mientras los médicos y yo le atábamos suavemente con un aparato para evitar que su cuerpecito se moviese demasiado durante el procedimiento.

Por dentro luchaba por aguantar las lágrimas mientras él me miraba con ojos asustados pero confiados.  “Sigue mirando a Papá”, le animaba.  “Estás siendo muy valiente”.  Sus enormes ojos se mantuvieron fijos en los míos mientras el médico lavaba suavemente la herida y se preparaba para cerrar la herida con el punto de sutura.

“OK, aquí vamos”, dijo suavemente el médico.  “Esto será rápido”.  “Sigue mirándome a mí”, dije intentando sonreír y atraje sus confiados ojos hacia mí.  “Papá está aquí”.  Con precisión y rapidez, el médico rápidamente metió la aguja curveada en la piel hinchada cercana a la herida en la frente de mi hijo.

Los ojos de mi hijo se agrandaron al sentir el dolor.  Entonces, en una voz sollozante que conllevaba la dulzura e inocencia que sólo un niño de tres años puede invocar, me miró y me dijo: “Por favor, Papito, no hagas eso de nuevo”.

Mi corazón se quebrantó.  ¿Cómo explicarle a un hijo de tres años que el dolor que experimenta –un dolor que al menos en su mente, era causado por mí—era inflingido con amor, con un deseo de traer sanidad?  Increíblemente, ese es uno de mis más preciados recuerdos de la niñez de mi hijo.

El procedimiento acabó casi tan rápido como había comenzado y, después de unas cuantas horas, mi hijo había regresado a las risitas con sus hermanas (aunque correr por la casa fue prohibido desde ese día en adelante).

Su confianza y dulce respuesta a la situación siguen penetrando mi corazón con amor hacia él.  Ese episodio también me recuerda del amor y cuidado de nuestro Padre Celestial hacia nosotros y aquellos a nuestro alrededor quienes pudiésemos experimentar un tiempo de sufrimiento en nuestras vidas.

En mi mente, puedo visualizar a Dios sosteniéndonos como nuestro Padre cada vez que estamos lastimados y diciéndonos que mantengamos la mirada y confianza puestas sobre Él, aun cuando no comprendamos por qué nos pasan las cosas.  Cuando somos tentados a culparlo por nuestro dolor y gritar: “Por favor, Papito, no hagas eso de nuevo”, podemos tomar consuelo en saber que Él está muy cerca a nosotros y que nos ama y confiar en que, aunque no siempre comprendamos, hay un propósito detrás de cada cosa que nos pasa.

Así que mantengamos nuestra mirada en Él.  Confiemos en Él.  Él nos sostiene y nos sana.  Nunca nos soltará.  Sepamos también que aquella risa—o cualquiera sea la manera en que expresamos nuestro gozo—volverá a ser parte de nuestra vida una vez más.

Tim Wright 
Fuente: http://www.AsAManThinketh.net

El autor del pensamiento de hoy no sólo comparte una tierna historia familiar en la que, al igual que muchos de nosotros, tuvimos que compartir algún percance o sufrimiento de nuestros hijos, sino que nos lleva a un punto de reflexión muy interesante.  De la manera en que a veces hacemos responsable a la persona equivocada cuando algo malo nos pasa, resulta interesante que son muchos los que “culpan” a Dios por todo lo que pareciera interferir con sus planes personales.  Sin embargo, si algo podemos aprender de nuestro caminar con Jesús es que Dios es bueno y siempre tiene nuestros mejores intereses en mente… aún las circunstancias por las que atravesamos y que parecieran negativas, si tan sólo podemos confiar en Él, descubriremos tarde que temprano, que abrió la puerta a la bendición tanto nuestra como de otros a nuestro alrededor.  Atrevámonos a confiar en nuestro Padre Celestial.  Adelante y que Dios les continúe bendiciendo

*********************************************************************************************


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: